Uncategorized

Sin comentarios

El perfecto set para casa: The tools themselves

The tools themselves kit

El perfecto set para casa

 

El regalo perfecto para ellas: cinturón de herramientas para el hogar en Amazon

Correa de herramientas para mujer, en sección vida y hogar

Kit de perforación rosa, producto agotado, no disponible: curiosite.es con video ilustrativo incorporado

Kit de perforación, una taladradora negra y rosa muy fashion

Y hablando de videos explicativos: http://theoriginalpinkbox.com no tiene pierde

The Original Pink Box

The Original Pink Box

Esta que mete mucho miedo, y que por política no se va a enlazar, solo para dar créditos: landers weapon solutions. com

Tierna e inofensiva, bajo calibre

Tierna e inofensiva, bajo calibre

 

El estuche de 6 piezas Ladies Tool Set, con el asa adecuada para las mujeres. ¿Dónde está el centro de gravedad de la herramienta? Visto en face book así que difícil el crédito de la imagen original.

El asa adecuada para mujeres

El asa adecuada para mujeres

The Gendered Object

Un libro de esos que no tiene pierde. Diseño interior y arquitectónico, electrodomésticos,  bicicletas, armas de fuego, juguetes, muñecas, ropa infantil, zapatillas de entrenamiento, pantalones, corbatas, leggins, chaquetas, series cásicas de televisión, cosmeticos, perfumes y hasta recuerdos son analizados con perspectiva de género. A continuación la tabla de contenido incluyendo los autores de cada uno de los apartados.

la familia ideal con los muebles ideales

Frustration: Barbie then seems to grow tired of her partner’s ways. Ken is shown wearing pink heels during tea

  1. Interiors: nineteenth century essays on the “masculine” and the “femenine” room por Julieth Kinchin.
  2. The washing machine: “Mother´s not herselt today” por Jane Graves.
  3. Hearing aids: sweet nothings, or an ear for an ear por Hellen Schwartz.
  4. Bicycles por Nicholas Oddy.
  5. Guns: the “last frontier on the road to equality? Por Susie McKellar.
  6. Barbie and Action Man: adult toys for girls and boys, 1959-1993 por Judy Attfield.
  7. Dolls: odour, disgust, feminity and toy design por Heather Hendersho.
  8. Children´s clothes: design and promotion por Cheryl Buckley.
  9. Artist´s clothes: some observations on male artista and their clothes in the nineteenth century por Colin Cruise.
  10. The training shoe: “pump up the power” por Christine Boydell.
  11. Legging it por Mary Schoeser.
  12. Trousers: femininist in the nineteenth century America por Kate Luck.
  13. The suit: a common bond or defeated pupose? Por Lee Wright.
  14. The tie: presence and absence por Juliet Ash.
  15. Jackets: engendering the object in Desperately Seeking por Susan Anne Wales.
  16. Tom and Jerry: cat suits and mouse-taken identities por Paul Wells.
  17. Cosmetics: a Clinique case study por Pat Kirkham & Alex Weller.
  18. Perfume: pleasure, packaging and posmodernity por Angela Partington.
  19. Memory and Objects por Juliet Ash.

El libro se llama The Gendered Object y lo pueden encontrar casi completo en Google Books. http://books.google.com

La imagen que ilustra la entrada es una propuesta de la artista visual canadiense Dina Goldstein puede ver más en: http://www.dailymail.co.uk/femail/article-2159500/The-dark-Barbie-Kens-marriage-Artists-extraordinary-photos-tell-tale-dolls-miserable-relationship.html

 

He Aquí La Esclava del Señor

He Aquí La Esclava del Señor de Luis Otero

Otro de los textos sorprendentes, de carácter documental e histórico es «He Aquí La Esclava del Señor, De cómo la mujer fue educada para el sacrificio y la sumisión» de Luis Otero. «No es sólo el nombre de un pasaje de la biblia, también es el título del libro de Luis Otero, en el que recoge recortes de revistas y publicaciones de la época franquista, asi como declaraciones de médicos, psicólogos, periodistas y demás «eminencias» de aquellos tiempos no tan lejanos. Es a la vez un compendio que nos muestra cómo la educación es la principal causa de las desigualdades, y cómo la família no es la única con ese poder.» Aunque las recopilaciones no son actuales, estamos repitiendo los mismos errores al educar y creer en roles (de sumisión y dominación), por lo tanto esta es una lectura recomendada» Todo Colección

Las imágenes de este libro no tienen pierde alguno, todas son de verdadera colección. A continuación una transcripción de algunos de sus apartes encontrados en el sitio Fragmentos (QEPD). De antemano gracias a la historiadora y docente Cira Mora de la Universidad Jorge Tadeo Lozano por el dato.

La mujer moderna ha traicionado la condición de su sexo y se desvía de la función que le ha encomendado la Naturaleza, siendo principal culpable de la crisis por que atraviesa el matrimonio. Vemos a la mujer moderna entregada a los deportes, al alcohol, al tabaco, a fantasías literarias o artísticas, al juego de naipes, a la crítica cinematográfica doméstica, a cualesquiera ocupaciones menos la de acunar bebés. Las muñecas y juguetes similares yacen arrinconados mientras la nena monta en bicicleta, boxea con compañeros y compañeras o participa en el equipo de fútbol. ( Antonio Vallejo Nájera).

Los niños tienen juegos diferentes a los de las niñas. Si ya en esta edad observamos tendencia constante de un niño hacia las muñecas y los costureros, y de una niña para las escopetas y los sables; si vemos que el niño copia con complacencia las faenas del ama de casa y que la niña imita la profesión del padre, podemos estar seguros de que se trata de niños anormales, que necesitan ser tratados por un pediatra. Por lo que se relaciona con la elección profesional, los niños elegirán, desde pequeños, una ocupación masculina, mientras que las niñas querrán ser maestras, modistas, amas de casa. ( Rafael Ramos)

No haga la mujer gala de sus conocimientos si es que posee una formación intelectual mejor que la del esposo. Al hombre le gusta sentirse siempre superior a la mujer que ha elegido como compañera. ( Matilde Ruiz García)

Las muchachas deberán rehuir aquellos ejercicios cuya práctica, como la del ciclismo y la equitación, puede producir irritaciones genitales, que, en algunos casos, podrían ser el origen de excitaciones eróticas. ( José P. Oliveras, médico)

Si vuestro marido sale alguna noche y, por casualidad, está a punto de cruzar la puerta sin deciros adónde va, no os creáis autorizadas a exigirle que os diga lo que va a hacer. ( Doctor Canot).

Una mujer no leerá nunca una novela sin sentir en mayor o menor grado la idea de vivirla. Y esto basta para condenar por adelantado esas producciones literarias, aque siempre despiertan sensaciones dormidas, y que si no pueden hacer mal, no os harán tampoco ningún bien. ( José Baeteman).

Los hombres son, en general, más exactos y coordinados para los movimientos; pero las mujeres los sobrepasan en escribir y en habilidades manuales. Los hombres están mejor dotados para matemáticas, para la técnica y el dibujo, el contrario, las mujeres se interesan más por los idiomas extranjeros y por la lengua materna; pero la profesión de escritor corresponde más al hombre.( Consejo de Publicaciones de editorial Magisterio español)

Toda mujer bien nacida siempre será pasiva y débil, no empresarial o agresiva. Buscará el amor y la protección a su debilidad e inestabilidad interior, y lo encontrará en el hombre y en el hogar, no en la fábrica o en el bufete. Su vida será el agradar y hacer féliz, sacrificarse y acorger, dulce y espiritual…es decir,, ser mujer y ser madre: ahí está lo natural y lo divino, la felicidad y el destino de la mujer. Desviarla es desequilibrarla. ( Alberto Torres, Jesuíta, Para ella y ellos, 1963).

Yo no sé a qué será debido, pero he de consignar un hecho que no se me podrá negar: y es el de que la proporción de mujeres con título universitario que n o se casa es muy superior al de las que lo hacen sin poseer título académico. ¿ Será porque pierden su feminidad? ¿ Porque las mujeres sabias asustan a los hombres…que no lo son?. ( Federico Corominas, médico, Vida Conyugal y sexual, 1964.

La mujer necesita servir a alguien, y si no las tiene a mano, va en busca de necesidades que satisfacer. En el servicio cordial y amoroso encuentra su gloria.

El juicio, que es siempre dualidad y sistancia entre dos términos, no es propio de la mujer, tan unitaria; ella no ha nacido para razonar o analizar; esto es la gloria y estigma del hombre. Los dos ( José María Cabodevilla, sacerdote, Hombre y mujer, 1960.)

Las mujeres muy sensuales suelen ser poco maternales, poco femeninas. Así pues, la frigidez sexual femenina no es causa de esterilidad. Las primeras buscan al hombre, las segundas a los hijos; mientras que en el varón la erección y eyaculación son imprescindibles para la concepción, en la mujer no se requiere, para que ésta ocurra, el orgasmo. ( Antonio Box Cospedal, médico, Higiene sexual expuesta a los adultos ilustrados, 1948).

Para niñas y para niños

Cada uno de nosotros, en mayor o menor medida, ha sido reproductor de un modelo que segrega. Cuando hacemos referencia a los juguetes adecuados para niñas y los adecuados para niños, tal vez, no nos estamos interrogando por qué y para qué lo hacemos. El tema es que cuando hemos sido educados de esas formas, de adultos reproducimos aquello, porque lo consideramos normal. Por ejemplo: las motocicletas son para los niños. Si consideramos que desde nuestra más tierna infancia hemos visto como los niños juegan con carros y motos y las niñas con muñecas, de adultos anhelaremos juguetes similares, con el agravante que en ocasiones contribuimos a fortalecer la figura de la mujer objeto. La campaña de la comercializadora MotoCorsa en Portland solicitó una campaña  para promocionar el modelo de motocicleta Ducati 1199 Panigale. Para ello «usaron la imagen sensual y seductora» de la modelo Kylie Shea Lewallen para que «acompañara» dicha campaña. El caso es que aparentemente al momento de tomar las fotografías en los talleres e incitados por las posturas de la modelo, algunos de los mecánicos de la comercializadora accedieron a tomar las mismas fotografías, con las mismas poses sensuales para protagonizar una parodia. La campaña que fue exitosa y viral en las redes y sus imágenes, ponen al descubierto lo absurdo de las posturas adoptadas por las y los modelos en este tipo de campañas, dirigidas especialmente a esos hombres hombres. La campaña que se viralizó en el 2012 seDUCATIve vs. MANigale

Motos para niños muñecas para niñas

Puede ver todas las imagenes en: www.asphaltandrubber.com y lean los comentarios que tampoco tienen pierde, Ray dice: «Pensé que era obvio ya, pero al parecer alguien sentía la necesidad de ilustrar por qué pinups siempre han sido mujeres. Felicitaciones a los chicos de Motocorsa para tener las agallas para hacer esto.»

Esa campaña me hizo pensar en la labor (aparentemente dictaminada por la sociedad) que tiene el diseñador de crear bienes simbólicos y al respecto transcribo el siguiente texto para meditar y nutrir la discusión:

«nos proponemos construir, con el esfuerzo de cada vez más mujeres y hombres, formas de organización genérica del mundo no opresivas y, además, en movimiento. Para descautivar es preciso dar pasos hacia un horizonte histórico en el cual sean posibles los fundamentos mínimos de la libertad genérica. […] La ampliación de las opciones genéricas como característica de la sociedad; la posibilidad de cambio genérico en el transcurso del ciclo de vida como atributo de los sujetos (mujeres y hombres) así como la intercambiabilidad de posiciones y espacios genéricos entre mujeres y hombres (esta intercambiabilidad permitiría enfrentar la actual especialización diferenciada que reproduce a las mujeres y a los hombres cómo seres más diferentes que semejantes y que los segrega en espacios materiales y simbólicos antagónicos). La posibilidad de cambiar posiciones genéricas (actividades, espacios, papeles, funciones), llevar a la ampliación del espectro genérico de las mujeres y de los hombres para que las capacidades y las destrezas históricas sean compartidas. Con ello se enriquecen la cultura y la experiencia genérica de los y las particulares. Es posible, entonces, que las condiciones genéricas se aproximen y pierdan antagonismo y que el mundo genérico no esté basado más en la opresión.

Se trata de construir la semejanza en la diferencia entre las actuales mujeres y los actuales hombres a partir de la construcción de dos principios organizadores de la vida social, de la cultura y de la política: la potencialidad común de mujeres y hombres para acceder a los bienes concretos y simbólicos, y la diferencia de opciones accesibles y discernibles por y para todas/todos.” (Lagarde:22)

Lagarde y de los Ríos, Marcela (1993) Los cautiverios de las mujeres: madresposas, monjas, putas, presas y locas. Universidad Nacional Autónoma de México.

Fotocopiado y escaneado lo pueden consultar en: slideshare.net En Bogotá hay una copia física en el Fondo de Documentación Mujer y Género de la Universidad Nacional de Colombia.

Las diseñadoras industriales existen

Bajo el título: «Las pioneras del diseño industrial en España» Paula Ramírez Jimeno, historiadora del diseño, hace un recuento por las obras y los productos de algunas de las diseñadoras consagradas en España. que por diversos motivos y razones no son tenidas en cuenta o están invisibilizadas en el mundo del diseño.

¿son los muebles provocadores por estar sexuados?

sensualidad y sexualidad en los objetos cotidianos

Resumen

Durante los años 80 se produce en España una eclosión del diseño impulsado por varios factores; la euforia generada por el nuevo contexto sociopolítico, el afán de las administraciones democráticas por renovar su imagen y la conciencia de la industria respecto de las exigencias del mercado europeo.

En este contexto aparece la primera generación de mujeres que desarrollan una carrera como diseñadoras industriales en España. Este trabajo trata de visibilizar su aportación al tiempo que analizar los aspectos que condicionan su aparición, con retraso respecto de sus colegas europeas y norteamericanas, en un entorno connotadamente masculino como el del diseño de producto.

Palabras clave: diseño industrial, género, diseño español, años ochenta.

http://www.diseno.uma.es/i_diseno/i_diseno_9/ramirez.htm

¿Varón feminista?¿es una identidad posible?

¿Por qué nos cuesta creerle a los varones que se proclaman deconstruidos y antipatriarcales? ¿Cómo los atraviesa la transformación feminista y disidente? «Los varones debemos evitar llamarnos feministas automáticamente y, en todo caso, hacer de los feminismos una lente desde la cual empezar a mirar nuestras prácticas y vínculos. Debemos hacer de los feminismos una práctica cotidiana y no una identidad», dice Lucho Fabbri en #ElDeseoDePandora. Escuchalo en #Spotify, #ApplePodcasts, en tu app de podcast favorita o acá bit.ly/PandoraE02

Originalmente visto en: https://www.facebook.com/RevistaAnfibia/photos/a.225502204222269/2194688387303631/?type=3&theater

Mujeres (ad) miradas y mujeres que miran

Texto por Elsie Mc Phail Fanger, Doctora en ciencia política por la UNAM, Maestría en comunicación social en la Universidad de Cornell (Nueva York); profesora e investigadora de la licenciatura en comunicación social de la UAM–Xochimilco. Correo electrónico: mcphail@correo.xoc.uam.mx.

Ella aporta algunas reflexiones teóricas sobre el arte y las ciencias sociales a partir del análisis de representaciones femeninas y su capacidad de comunicar, desde la visualidad, diferencias, asimetrías y relaciones de poder que la perspectiva de género permite registrar. Para dicho análisis se consideran las imágenes como entidades independientes, documentos autónomos con vida y derecho propios.

Disponibl en línea en: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1405-94362008000200009

El sexo de las cosas

El sexo de las cosas es una obra histórica sobre los temas de género y el consumo. En trece ensayos, algunos de las voces más importantes en el campo, consideran la forma en que la sociedad occidental  piensa y utiliza los bienes, cómo está construida la femeninad en forma de bienes, así como las formas masculinas, las identidades, y desvela cómo de la mano de  la familia llegaron a ser divididos los roles entre un hombre proveedor y mujer consumidora, y cómo la moda y los cosméticos de las mujeres forman las nociones de sí mismas y de la sociedad en la que viven. En conjunto, estos ensayos representan el estado del arte de la investigación y trata sobre el desarrollo de las prácticas modernas de consumo, los roles de género y la división sexual del trabajo, tanto en los Estados Unidos y Europa.

El sexo de las cosas

El sexo de las cosas

Cubre un período de dos siglos, los ensayos van desde de la importancia de María Antonieta en París para la cosmética, y la floreciente cultura de la América de mediados de siglo. Se ocupan de temas tales como manuales con  estrategias de supervivencia para trabajadores  en los años de entreguerras, las ansiedades de los consumidores de la clase trabajadora, y los esfuerzos del estado para definir Mujer -especialmente las categorías de madre/esposas-y sus consumos. Está ilustrado, incluye nutridas introducciones y una amplia bibliografía comentada. Trata también sobre la base de la historia social, económica, y el arte, así como los estudios culturales, y ofrece un interesante contexto para el discurso actual en torno al consumo, particularmente en relación con los debates feministas de género.

El contenido parcialmente en Google Books: http://bit.ly/1tPSDtF

The Sex of Things: Gender and Consumption in Historical Perspective editado por Victoria De Grazia & Ellen Furlough

 

El género y la identidad de género en pocas palabras

Este es el tipo de entradas que cuesta trabajo escribir. De un lado porque existe la imperiosa necesidad de tener elementos que contribuyan a esclarecer dudas; pero de otro lado existe la discrepancia de muchas personas por el tema de la definición y la catalogación. En este instante es importante recordar a los lectores que este sitio surge por la necesidad ante todo de entender. Podemos discrepar o no de lo que a continuación se define. Es una de las diversas posturas que existen, aún así es la primera que nos permitió iniciar el camino a la comprensión. Toda la siguiente información está disponible en línea en el sitio: http://www.plannedparenthood.org/esp/temas-de-salud/orientacion-sexual-y-genero/genero-e-identidad-de-genero/ de donde fue transcrita.

El género y la identidad de género en pocas palabras

El género es el estado social y legal que nos identifica como niñas o niños, mujeres u hombres.
La identidad de género es cómo nos sentimos acerca de nuestro género y cómo lo manifestamos.
La cultura determina los roles de género y lo que es masculino y femenino.

¿Qué significa ser hombre o mujer? El hecho de ser hombre o mujer no está determinado por los órganos sexuales exclusivamente. El género incluye una combinación compleja de creencias, comportamientos y características. ¿Actúas, hablas y te comportas como un hombre o como una mujer? ¿Te comportas de manera femenina, masculina o de las dos formas? Éstas son preguntas que nos ayudan a llegar al centro de nuestro género y de nuestra identidad de género.

¿Qué es el género? ¿Qué es la identidad de género?

Cada persona tiene sexo, género e identidad de género. Estos son todos los aspectos de tu sexualidad. Todos están relacionados con quién eres y todos son distintos, pero están asociados.

El sexo es biológico. Incluye nuestra composición genética, nuestras hormonas y nuestras partes del cuerpo, como los órganos reproductivos y sexuales.
El género se refiere a las expectativas de la sociedad sobre cómo deben pensar y actuar las niñas y los niños, las mujeres y los hombres. Es el estado biológico, social y legal que nos identifica como hombres y mujeres.
La identidad de género hace referencia a cómo nos sentimos con respecto a nuestro género y a nuestros roles de género y cómo comunicamos esos sentimientos a través de la ropa, la conducta y la apariencia personal. Es un sentimiento que tenemos desde que somos muy pequeños (desde los dos o tres años).

Transgénero
Algunas personas descubren que su identidad de género no coincide con su sexo biológico. Cuando esto sucede, la persona puede identificarse como transgénero.
¿Qué es femenino? ¿Qué es masculino?

Los rasgos femeninos son maneras de comportarse que nuestra cultura generalmente asocia con el hecho de ser una niña o una mujer. Los rasgos masculinos son maneras de comportarse que nuestra cultura generalmente asocia con el hecho de ser un niño o un hombre.

TÉRMINOS QUE SUELEN USARSE PARA DESCRIBIR LA FEMINIDAD

Dependiente
Emocional
Pasiva
Sensible
Tranquila
Llena de gracia
Inocente
Débil
Insinuante
Educada
Autocrítica
Suave
Sexualmente sumisa
Complaciente

TÉRMINOS QUE SUELEN USARSE PARA DESCRIBIR LA MASCULINIDAD

Independiente
No emocional
Agresivo
Insensible
Competitivo
Descoordinado
Experimentado
Fuerte
Activo
Seguro de sí mismo
Duro
Sexualmente agresivo
Rebelde

Claramente, las categorías impuestas por la sociedad con respecto a lo que es masculino y femenino no son realistas. No engloban cómo nos sentimos realmente, cómo nos comportamos o cómo nos definimos a nosotros mismos. Todos los hombres tienen rasgos considerados femeninos y todas las mujeres tienen rasgos considerados masculinos. Asimismo, podemos mostrar rasgos diferentes en momentos distintos. Las culturas enseñan que los hombres y las mujeres son opuestos en muchas formas. La verdad es que tenemos más similitudes que diferencias.

Androgenia
Las personas que tienen rasgos masculinos y femeninos por igual suelen denominarse andróginas. Entre las personas que constituyen este grupo, ni los rasgos masculinos ni los femeninos son dominantes.
¿Qué son los roles de género?

Los roles de género son la forma en que las personas actúan, lo que hacen y lo que dicen, para manifestarse como niñas o niños, hombres o mujeres. Estas características son moldeadas por la sociedad. Los roles de género varían mucho de una cultura a otra, de un grupo étnico a otro y de una clase social a otra. No obstante, cada cultura tiene roles de género; todas tienen expectativas respecto de la manera en que hombres y mujeres, niñas y niños deben vestirse, comportarse y verse.

Los niños tienen conocimiento de los roles de género desde muy pequeños; dichos roles los inculcan los padres y la familia, la religión y la cultura, así como el mundo exterior, incluso la televisión, las revistas y demás medios de comunicación. A medida que los niños crecen, adoptan comportamientos que son recompensados con amor y elogios. Dejan de comportarse de maneras por las que son ridiculizados, avergonzados o castigados u ocultan dichos comportamientos. Esto sucede cuando son muy pequeños. Para cuando tienen tres años, los niños suelen haber aprendido a preferir juguetes y ropa que son “apropiados” para su género.
¿Qué son los estereotipos de género?

Un estereotipo es una tendencia o criterio muy aceptado, aunque excesivamente simplificado, con respecto a una persona o grupo. Los estereotipos de género pueden causar un trato desigual e injusto debido al género de una persona. Esto se denomina sexismo.

CUATRO TIPOS BÁSICOS DE ESTEREOTIPOS DE GÉNERO

Rasgos de personalidad: se suele esperar que las mujeres sean pasivas y sumisas, mientras que se espera que los hombres sean seguros de sí mismos y agresivos.
Comportamiento doméstico: por ejemplo, se suele considerar que las mujeres cuidan mejor de los niños; mientras que los hombres se desempeñan mejor en las reparaciones de la casa.
Ocupaciones: por ejemplo, hasta no hace mucho, por lo general, las mujeres eran quienes se desempeñaban como enfermeras y secretarias, y los hombres, como médicos y trabajadores de la construcción.
Apariencia física: por ejemplo, se espera que las mujeres sean menudas y llenas de gracia, mientras que de los hombres se espera que sean altos y anchos de espalda.

Hiperfeminidad e hipermasculinidad
La hiperfeminidad es la exageración de los estereotipos de conducta femenina. Las mujeres hiperfemeninas, así como algunos hombres gay y mujeres transgénero, exageran la cualidades que consideran femeninas. Creen que deben elevar el ego de los hombres y comportarse de manera pasiva, ingenua, inocente, suave, insinuante, llena de gracia, educada y complaciente.

La hipermasculinidad es la exageración de los estereotipos de conducta del género masculino. Los hombres hipermasculinos, así como algunas lesbianas u hombres transgénero, exageran la cualidades que consideran masculinas. Creen que deben competir con otros hombres y dominar a las mujeres, y comportarse de manera agresiva, demostrar ser de mundo, ser sexualmente experimentados, ser físicamente impresionantes, ambiciosos y exigentes.

Estos estereotipos de género exagerados pueden dar origen a relaciones difíciles. Las mujeres hiperfemeninas tienen más probabilidades de aceptar el abuso físico y emocional por parte de sus parejas sexuales. Los hombres hipermasculinos tienen más probabilidades de ser física y emocionalmente abusivos con sus parejas.

Aunque la mayoría de las personas no son hiperfemeninas o hipermasculinas, muchas pueden experimentar ansiedad y sentirse inhibidas acerca de su feminidad o masculinidad.
¿Cómo puedo desafiar los estereotipos de género?
Estamos rodeados por estereotipos de género. También podemos observar sexismo. Existen maneras de desafiar estos estereotipos para ayudar a que todos se sientan iguales, sin importar el género o la identidad de género.

Señálalo: desde las revistas hasta hasta la televisión y desde las películas hasta Internet, los medios de comunicación están llenos de estereotipos de género negativos. A veces, estos estereotipos son difíciles de ver. Habla con amigos y familiares sobre los estereotipos que ves y ayuda a los demás a reconocer cómo el sexismo y los estereotipos de género pueden lastimarnos a todos.
Haz lo que predicas: sé un modelo para tus amigos y familiares. Respeta a las personas independientemente de su género.
Habla decididamente: si alguien hace una broma sexista, desafíalo.
Inténtalo: si deseas hacer algo que generalmente no está asociado a tu género, piensa si estarás seguro al hacerlo. Si crees que lo estarás, inténtalo. Las personas aprenderán de ti.